¿Pueden utilizarse los mensajes de Whatsapp como prueba en un juicio?

¿Pueden utilizarse los mensajes de Whatsapp como prueba en un juicio?

Cada vez es más frecuente que en los procesos judiciales las partes quieran aportar como prueba las conversaciones realizadas utilizando la famosa aplicación de mensajería Whatsapp. Esto ocurre en todo tipo de procedimientos y casos: Divorcios, estafas, bullying, extorsión, divulgación de imágenes privadas o de contenido sexual, etc…

Muchas veces la diferencia entre ganar o perder estas demandas está en la validez que se le a las pruebas aportadas, ya que muchas veces, los mensajes de Whatsapp son la única prueba documental existente.

En algunos casos simplemente se presenta en los juzgados una captura de pantalla del móvil en la que se muestra la conversación. Otras veces, se acude al notario para que levante acta sobre las capturas de pantalla y se presenta la escritura en sede judicial.

Pero lo que mucha gente desconoce es que ambos métodos pueden ser rechazados por el juzgado y que dichas pruebas pueden ser impugnadas fácilmente por la parte contraria. Existen argumentos técnicos que permiten sembrar la duda razonable y alegar que dichas conversaciones podrían haber sido manipuladas de alguna forma.

Según la sentencia “300/2015” de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, “para garantizar la validez de este tipo de elementos probatorios, los mensajes deben ser aportados mediante un informe pericial”. Este tipo de informe debe ser realizado por un profesional cualificado en la materia, y en este caso, debe tratarse de un profesional experto en informática o telecomunicaciones.

Si se encuentra en este caso, y necesita presentar mensajes de Whatsapp (o de otros programas de mensajería) para un proceso judicial, recuerde seguir estos sencillos pasos:

  • Haga una copia de seguridad de todo el contenido del teléfono. Ya sea almacenada en la nube o en un PC, es recomendable que haga una copia de seguridad del dispositivo, utilizando las herramientas que proporcione el fabricante. En ciertos casos, se podrían recuperar los mensajes desde dicha copia de seguridad.
  • Conserve el teléfono y los mensajes. Si el dispositivo fuera dañado o si borra los mensajes, las posibilidades de utilización judicial se reducirán enormemente. Si le es posible, deje de utilizar el dispositivo y active el “modo avión”, para evitar así cualquier tipo de comunicación que pudiera alterar la información contenida en el mismo.
  • Contacte inmediatamente con un perito informático judicial. Este profesional le asesorará sobre los pasos a realizar para poder dar validez a los mensajes y le realizará un informe que le aporte las garantías necesarias para que la prueba no pueda ser rechazada en los juzgados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *